Que la finca trabaje para usted (no al revés)

“Una gran cantidad de ganaderos de Colombia no son ganaderos”. Esta frase puede herir susceptibilidades pues damos por hecho que Colombia es un país ganadero, pero en la práctica encontramos que una gran cantidad de haciendas no son productivas y que sus propietarios obtienen sus ingresos de otras actividades como la agricultura, confección, abogacía, etc, y les parece “agradable” tener fincas.

Este tipo de ganaderos aunque no vivan de sus fincas han hecho unas inversiones supremamente altas y en la mayoría de los casos disfrutan del ejercicio ganadero, sin embargo en mi opinión es necesario cambiar la concepción y convencernos en todos los eslabones de la cadena que la ganadería es un negocio que debe ser auto sostenible y adicionalmente se deben hacer los ajustes necesarios para hacer que la empresa sea productiva y genere ganancias.

Ordeño Ganaderia Multigangas

Este ejercicio debe partir de una adecuada planeación y direccionamiento que convierta las fincas en empresas. Se debe definir cuál debe ser el objeto productivo de la finca teniendo en cuenta las condiciones medio ambientales y comerciales de la zona para así escoger la mejor actividad que se adapte a estas dos condiciones. Se debe identificar si se desea tener un esquema de producción comercial de carne y/o leche o si por el contrario se desea implantar un hato especializado en producción de genética. Para el primer caso habrá que determinar de acuerdo a la elección productiva la raza o el tipo racial que se adapte, una vez más, a la vocación productiva y que también se adapte al piso térmico elegido. Aunque todas las razas con esquemas de manejos extenuantes y costosos pueden “sobrevivir” en cualquier piso térmico, debemos escoger aquellas que se sientan más a gusto en el clima elegido. Por ejemplo, no tendría sentido desarrollar un lote de novillos de engorde de la raza Brahman a 3000 msnm pues es obvio que esta raza se desarrolla mucho mejor a altitudes más bajas con temperaturas más altas.

Lote de engorde Ganaderia Cañolindo

Una vez elegida las razas y la vocación productiva, se deben realizar todas las mediciones que le permita al ganadero proyectar su finca a un plazo que también deberá definir y deberá considerar la posibilidad de que todo este proyecto genere ganancias algún día (lo cual debería haber sido la premisa al momento de iniciar una finca). Cuando ya se inicie la actividad o durante el desarrollo de la misma, como suele ocurrir al momento en el que se hacen evaluaciones del desempeño de la finca, si todo se hizo bien, esta debería generar ingresos y ganancias. Por todos es sabido que la ganadería es una inversión a mediano o largo plazo y que hay que hacer los ajustes necesarios para que en algún momento, la finca trabaje para usted y no al revés.

Escrito por: Camilo Mejía Vejarano