Nacimiento de un Potro

La preñez de una yegua tiene una duración de 315/365 días (11 meses), por lo que normalmente un potro vive adentro del vientre de su madre un promedio de 340 días.
Síntomas del parto
La señal más clara de que el parto está próximo es el aumento de tamaño de la ubre. Se observa que de las mamas cae una secreción espesa y clara, la vulva está inflamada y suelta. Se recomienda colocar a la yegua para el parto, en un establo, pesebrera o corral con abundante cama de viruta limpia.

Parto natural
La yegua rara vez tiene dificultades para parir y generalmente lo hace por la noche cuando no hay nadie a su alrededor.
Se rompe la bolsa del agua (placenta con el liquido amniótico) y aparecen los miembros anteriores, seguidos de la cabeza. Cuando la espalda ha salido de la madre, se puede limpiar los ollares del potro para ayudarle a respirar. A veces, aparecen primero los miembros posteriores del potro lo que no constituye un problema especial.

El meconio (primer excremento de los recién nacidos, que es de color verdoso y consistencia viscosa y está compuesto de moco, bilis y restos de la capa superficial de la piel) se expulsa normalmente una hora después del parto. Se debe comprobar que se haya expulsado dentro de las 24 horas después del parto. Si no fuera así, solicite inmediatamente la ayuda del médico veterinario.

El potro debe haberse puesto en pie antes de dos horas después de su nacimiento y haber comenzado a mamar antes de las cuatro horas que siguen también al nacimiento. Es imprescindible que el potro tome el calostro de su madre inmediatamente y si tuviera dificultades para mamar, deberá ordeñar la yegua para recoger el calostro en un recipiente limpio y dárselo al potro con un biberón. Si el recién nacido no toma el calostro en las 8 horas siguientes a su nacimiento, puede padecer infecciones; ya que es fundamental el consumo de inmunoglobulinas presentes en éste para el desarrollo de su sistema inmune, si lo consume después de las primeras 8 a 10 horas éste ya no sera absorbido.

Parto con dificultades o Distocia
Si la yegua muestra signos de malestar y no aparece la cría, o si ésta se encuentra en una posición anormal, recurra al  médico veterinario. Puede encontrase con las anomalías siguientes:
* Solamente ha salido la cabeza del potro.
* Sólo ha salido un miembro.
* No hay señal del potro.
Para ayudar a la yegua en el parto, se deben lavar bien las manos con agua y jabón, asegúrarse de que sus uñas estén cortadas y limpias. Ponerse un guante de palpación, lubrique bien su mano e introdúzcala en la vagina para descubrir la causa del problema. Trate de corregirlo llevando los miembros anteriores y la cabeza a la posición correcta para el parto. Si el cordón umbilical permanece unido al recién nacido, conviene cortarlo a unos 3 cm del cuerpo. Ate un cordón limpio en la porción terminal del cordón umbilical y cúrela con tintura de yodo, Dettol o violeta de genciana; ésta última práctica del cordón es utilizada en campo pero no es muy recomendada porque ésta puede ser la puerta de entrada de diversos agentes infecciosos, los cuales días despues van a manifestar signos en los potros, llevándolos a sepsis o infecciones generalizadas y complicaciones severas.

Posterior al parto viene la expulsión de placenta, la cual debe realizarse dentro de los primeros 90 minutos post parto, considerándose como retención placentaria si a partir de las 3 horas post parto la placenta continúa en el interior del útero. Se debe llamar al medico veterinario para su adecuado tratamiento.