Misterioso animal vuelve a atacar ganado en Boyacá y Cundinamarca

Además del intenso verano y la intoxicación por nitratos que causó la muerte a más de 2.000 animales, los ganaderos del valle de Ubaté y Chiquinquirá están desesperados por los ataques de una o varias criaturas que han causado la muerte a más de 100 semovientes.
El primer caso se registró hace 6 meses, en el municipio de Fúquene, Cundinamarca. En la noche, terneros, ovejas y burros eran asaltados por un animal que mordía el cuello y les desgarraba la piel. En la mañana siguiente, los propietarios encontraban los cadáveres con las vísceras expuestas.

Sin embargo, solamente hasta 3 meses después del primer ataque, a comienzos de marzo de este año, la Corporación Autónoma Regional, CAR, abrió una investigación para determinar qué tipo de criatura estaba afectando a los ganaderos de la zona.

Hugo Cubillos, periodista de la emisora radio T de Tausa, Cundinamarca, ha recibido una gran cantidad de llamadas de personas que manifiestan haber sido víctimas de esta bestia. Al día de hoy, ha registrado más de 70 casos, 12 de los cuales han sido reportados entre el pasado domingo 29 de mayo y el miércoles 1 de junio.
“El ataque del animal está dirigido al cuello de la presa, los estrangula y posteriormente les desgarra la panza. Eso pasó hace 3 meses y no se volvió a escuchar nada. Pero en el último mes y medio se ha evidenciado más porque hemos abierto las líneas para que la gente comente”, indicó.
Cubillos aclaró que el número de casos no es igual al número de animales. De hecho, en varios casos se ha registrado la muerte de 3, 4 o hasta 6 animales, entre bovinos, ovinos e incluso mulares.
Estos casos se presentaron sobre todo en el valle de Ubaté, en municipios como Cogua, Nemocón, Simijaca y Zipaquirá, llegando hasta el municipio boyacense de San Miguel de Sema. El caso más reciente se dio en Guachetá, donde fue atacada una oveja de una finca que ya había perdido 4 animales por la misma causa en los últimos 15 días.
Aunque los pobladores sugirieron que se trataría de un felino grande, como un puma, por el tamaño de las víctimas, pues las novillas y los asnos tienen mayor tamaño.
Otros se aventuraron a decir que podría tratarse de un “chupacabras”, e incluso circularon fotos por las redes sociales de personas que se ufanaban de haber retratado a la bestia.
Varios expertos consultados por la CAR no desestimaron que fuera un felino e incluso se atrevieron a emitir sus propias conjeturas.
“La CAR ha convocado a biólogos y demás personas que conocen el comportamiento de animales nativos, entre ellos el puma de páramo. El objetivo es tratar de confirmar de qué animal se trata”.
Ernesto González, médico veterinario de la zona, aseguró que podría tratarse de una jauría de perros salvajes, dadas las características del asalto y la forma como desgarran la piel de los semovientes.
En cuanto a la criatura retratada, Mariana Navarro, otra profesional del sector, manifestó que más bien parecía una persona disfrazada que un ser viviente desconocido.
Lo cierto es que los pobladores están asustados por un animal que parece omnipresente, pues mientras que un ataque puede ocurrir hoy en Lenguazaque, mañana habrá otro en Cogua, municipios separados por una distancia de más de 50 km.
Se han llevado a cabo reuniones en la seccional de la CAR en Ubaté  y Chiquinquirá con los directores de las Umatas y algunos de los campesinos de los municipios afectados para discutir la estrategia que se emprenderá para contrarrestar los asaltos de la criatura.
Los ataques se han venido presentando, el ultimo reportado hace 1 semana fue en la Vereda el Fical  donde se hizo la necropsia de unos pollitos, puesto que en el último mes se ha dedicado a atacar especies menores como son : gallinas,conejos,perros, patos.