MEDICAMENTOS PROHIBIDOS EN BOVINOS DE NUESTRO PAÍS POR EFECTOS CANCERIGENOS

Los productos veterinarios cloranfenicol, olaquindox y nitrofuranos están prohibidos en Colombia por los efectos cancerígenos que ocasionan en los vacunos y humanos.

El área técnica del Instituto Colombiano agropecuario, ICA, señaló que los 3 medicamentos no se pueden comercializar ni utilizar, mientras que los nitroimidazoles “son sustancias restringidas, es decir solo se permite su uso en animales de compañía, como es el caso del metronidazol, el cual solo está autorizado para caninos y gatos. En animales destinados para consumo humano no está autorizado su uso”.

Los medicamentos también están prohibidos en Estados Unidos, Europa y Argentina y ahora en Perú, según anunció el Servicio Nacional de Sanidad Agraria, Senasa.

“Se prohíbe el uso de los mismos en la fabricación de productos veterinarios o alimentos para animales destinados al consumo humano, tampoco se podrán registrar nuevos que contengan en su composición los mismos elementos”, menciona Senasa que decomisará y destruirá los productos que no sean retirados del mercado.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, recomiendan evitar el suministro de esos antibióticos en los animales.

Las entidades se basan en estudios que revelan la presencia de patrones cancerígenos en los humanos que ingirieron leche y carne de los vacunos a los que se les aplicó alguno de los medicamentos que poco a poco han ido saliendo del mercado en diferentes países.

Pero, ¿cómo un antibiótico que consumió el animal puede afectar la salud de los humanos?

Juan Carlos Mayor, médico veterinario y docente del área del zootecnia de la Universidad del Tolima con sede en la San Martín de Cali, explicó que los vacunos destinados a la producción de leche y carne quedan con residuos de los antibióticos y por eso se evita su sacrificio para el consumo humano, pese a que el medicamente sale del organismo del animal pasadas las 72 horas de haberlo recibido.

César Gómez, médico veterinario y director del laboratorio Dimevet-Over en Colombia, señaló que las malas prácticas ganaderas son el principal motivo de alternación en la salud animal y humana, debido a que los ganaderos no esperan a que el medicamento salga del organismo y lo sacrifican u ordeñan antes de tiempo.

Gómez afirmó que en el ganado de leche el antibiótico se elimina en un periodo de 4 días. Sobre el ganado de carne indicó que el tiempo de eliminación de los antibióticos demora 7 días. Ante eso, recalcó en la importancia de tener en cuenta los tiempos estimados por las entidades de salud, antes de ordeñar o sacrificar los animales, aun cuando se generan pérdidas económicas.

“En la ganadería a veces no se tienen en cuenta los tiempos y se sacrifica el animal que pudo quedar con residuos del medicamento. En el caso de leche, si un ganadero ordeña 20 litros diarios perderá 80 mientras el animal se recupera, pero es mejor hacerlo porque las empresas cuando compran el producto lo somenten a una evaluación de residuos”, señaló el director del laboratorio Dimevet-Over en Colombia.

Mayor por su parte manifestó que los ganaderos y médicos veterinarios deben elegir solo antibióticos permitidos en el mercado si desean comercializar el producto cárnico y lácteo.

“Hay penicilina y otros antibióticos permitidos que se pueden utilizar y no causan cáncer cuando los sacrifican para el consumo humano”, recalcó Mayor, quien consideró relevante tener en consideración los estudios de las entidades de salud sobre los efectos colaterales que producen ciertos medicamentos, los cuales siempre se podrán reemplazar.