Evaluando el Bio-tipo Ideal de la Raza Charolaise

Escrito por: Daniel Bustamante Director Ejecutivo Asocharolaise-Charbray Colombia Para cada raza bovina existe un estándar, el cual se no es otra cosa que la descripción de unos conjuntos de características fenotípicas que en teoría llevan a conformar el bio-tipo de animal ideal de la raza y que en la práctica, permite reconocer a los individuos de la raza, diferenciarlos de otras y evaluar la capacidad productividad para la cual fue desarrollada. El conjunto de características que conforman el Bio-tipo ideal de cualquier raza se debe basar fundamentalmente en la capacidad de expresión y heredabilidad de las mismas. Es decir, que todo animal muestre y exprese las características raciales y productivas de su genética, que debió necesariamente heredarlas de unos ancestros que pudieron expresarlas y que tuvieron la capacidad para transmitirlas. Solo así se podrá garantizar la perpetuidad del fenotipo y la productividad de una raza, que en caso del Charolaise es la producción eficiente de carne. Los catedráticos, jueces y expertos en la evaluación de animales lograron a través de los años demostrar que evaluar un animal, carácter por carácter, no hace práctica su valoración zootécnica, como si lo hace el apreciarlo ordenadamente por grupos o conjuntos de características que permiten una mejor evaluación del fenotipo animal. Dicho lo anterior, para evaluar el bio-tipo animal de una raza de carne como el Charolaise, los grupos de caracteres fenotípicos o externos a calificar serían: 1) Características raciales. 2) Tercio Anterior. 3) Tercio Medio. 4) Tercio Posterior. 5) Aplomos y Desplazamiento. 6) Estructura y Musculatura. 7) Balance General. Ejemplar de la raza Charolaise Cada uno de ellos representa un conjunto de caracteres que, de acuerdo a los conceptos y al conocimiento que tenga de la raza quien realiza la evaluación, son calificables lo más objetivamente posible, de manera que se pueda determinar la cercanía de este animal con respecto al modelo o bio-tipo ideal establecido para la raza. Para el caso de la raza Charolaise en Colombia, es necesario no solo conocer de cerca las características, sus bondades, fortalezas, ventajas y debilidades, sino que además debemos tener en cuenta nuestra situación de país tropical y las difíciles condiciones que presentan las regiones de trópico bajo y medio de nuestra geografía nacional. Lo anterior hace imprescindible que los grupos de caracteres que más adelante describen el bio-tipo ideal del ejemplar Charolaise para Colombia se deban enmarcar dentro de dos términos fundamentales que garantizarán la perpetuidad de la raza en nuestro país; es decir que el Bio-tipo ideal del Charolaise en Colombia debe ser el de un animal de Talla Media y Funcional Macho de la raza Charolaise La Talla Media permitirá que un animal bos-taurus como el Charolaise, pueda bajo nuestras condiciones medioambientales, expresar de manera más eficiente su capacidad para producir carne, permitiéndole además que como bio-tipo animal, pueda ser Funcional y logre heredar y transmitir a su descendencia las características raciales y productivas de la raza. Evaluando el Bio-tipo Charolaise 1. CARACTERISTICAS RACIALES Al evaluar un animal, siempre y necesariamente habrá una primera impresión que nos lleva a determinar o a concluir la raza a la que pertenece. Cuando la persona que evalúa tiene un claro conocimiento de la raza Charolaise, podrá entonces apreciar de manera general y breve el conjunto de características propias de la raza que en Colombia conocemos como “casta” y que están representadas por: • Pelo de color blanco hasta pasar por el crema claro a medio • Cabeza pequeña y corta con un perfil preferiblemente cóncavo, frente ancha, morro ancho y ollares amplios, mejillas fuertes, con orbitas y ojos grandes, orejas medianas y delgadas • Piel, cabos y mucosas de color crema amarilloso • Talla media con musculatura abundante, amplia y firme. • Estructura fuerte y firme, con huesos robustos de longitud media. • Temperamento dócil y noble. Una vez determinadas y calificadas las características raciales, es procedente pasar a realizar una evaluación mas detallada del animal, y esto se hace mas fácil y práctico cuando dividimos al animal en sus tercios anterior, medio y posterior y calificamos el conjunto de la anatomía que los componen. 2. TERCIO ANTERIOR CABEZA: La cabeza es quizás el conjunto anatómico más importante a la hora de evaluar las características raciales (casta) de un Charolaise. Adicionalmente, la cabeza es donde mejor se expresa el balance hormonal de un animal, donde el macho debe tener una cabeza bien masculina y la hembra una más refinada y femenina. Campoena de la Raza Charolaise • La Frente debe ser amplia, de longitud media a corta y levemente cóncava. • El Morro (Hocico) debe ser amplio, de ollares grandes que permitan una mejor respiración y de pigmento en tonos crema – amarillosos. • Los ojos grandes y vistosos, con párpados de pigmento color crema. • Las orejas medianas y delgadas de pigmento crema – amarilloso. • La quijada debe ser fuerte y musculada. CUELLO: • Debe ser de longitud media a corta, fuerte y bien musculado en los machos. • En las hembras, de longitud media a corta, mas refinado, terminando en una cruz suave y empalmando suavemente con las escapula y hombros. • La papada o corbata debe ser muy corta, con muy poca piel en la parte superior del pecho y casi imperceptible a la altura del cuello. ESCAPULA y HOMBROS: • En los machos, deben ser fuertes y con abundante musculatura, pero evitando que sean prominentes en extremo (alados). • En las hembras, deben tener adecuada cobertura muscular, pero deben ser más suaves, refinados y poco menos pronunciados que en él macho. PECHO: • En el macho, debe ser de aspecto masculino, amplio y musculado entre las articulaciones escapo-humerales, fuerte, profundo y sin acúmulos de grasa. • En las hembras, de amplitud media, profundo y sin grasa. El exceso de amplitud en el pecho de las hembras normalmente implica una pérdida en la feminidad y expresión del balance hormonal. MANOS: • Huesos robustos, fuertes, bien desarrollados y de longitud media. • Articulaciones fuertes y de flexión firme. • El desplazamiento debe ser suelto, agil y de pisada firme. • Pezuñas amplias, fuertes y de pigmento color crema – amarilloso. 3. TERCIO MEDIO LINEA DE CORAZON (Cincha): • Es el punto de unión o inserción del tercio anterior con el tercio medio. • La línea de corazón debe ser profunda detrás de los codos y amplia para que ofrezca buena capacidad respiratoria y torácica. • Las costillas anteriores y la línea dorsal deben de empalmar de manera suave y limpia con la escapula y la cruz respectivamente. LINEA DORSAL: • Dorso recto y nivelado que conserve su horizontalidad en estación o en movimiento. • De estructura amplia y larga que permita alojar una musculatura igualmente amplia, larga, firme y abundante. • En los machos debe ser amplio y fuerte en su inserción en la cruz. • En las hembras, por tener unos hombros más suaves y una cruz menos amplia, el dorso debe ser poco menos amplio que en los machos al insertar en la cruz. El exceso de amplitud en la parte anterior del dorso y en la cruz de las hembras, al igual que se dijo del pecho, normalmente reflejan una pérdida de feminidad y de su balance hormonal. TORAX Y VIENTRE • Costillas largas, arqueadas y con buena angulación hacia atrás, que hacen que el tercio medio sea amplio y profundo, permitiendo mayor capacidad pulmonar y ruminal para el almacenamiento de un buen volumen de ingesta y el adecuado desarrollo de la gestación. OMBLIGO: • Muy pequeño y corto, con muy poca piel y casi imperceptible tanto en machos como en hembras. PREPUCIO: • Corto, sin piel pendulante y de orientación levemente anterior. 4. TERCIO POSTERIOR: ANCA: • Vista lateralmente, debe ser larga desde los coxales hasta los isquiones. • Vista desde atrás, debe ser amplia entre los coxales (caderas) y los ísquiones. • Debe tener una musculatura abundante, prominente y firme, que exprese muy buen volumen en toda el anca. PIERNA: • Vista lateralmente, debe presentar muy buen volumen, con una musculatura prominente y firme. Atrás, debe ser larga o profunda desde los ísquiones hacia los corvejones, mostrando un calzón firme y musculoso. • Vista desde atrás, debe ser muy amplia entre los costados y el periné (entre pierna), con musculatura firme y abundante que separé bien los miembros anteriores. A los lados, la musculatura también debe ser abundante y prominente. • En la hembra, es claro que también debe presentar una pierna generosa en musculatura pero menos firme y pronunciada que en el macho, pues un tren posterior extremadamente musculado podría no contribuir a la facilidad de parto y al desarrollo del sistema mamario. PATAS: • Huesos robustos, fuertes, bien desarrollados y de longitud media, aunque en los adultos aparentan ser cortos. • Articulaciones fuertes, de flexión firme y de adecuada angulación, especialmente en los corvejones. • El desplazamiento debe ser suelto, ágil y de pisada firme. • Pezuñas amplias, fuertes y de pigmento color crema claro a medio. TESTICULOS: • Bien desarrollados y simétricos de acuerdo a la edad. • Prepucio con muy poca piel, suave y de pigmento color crema claro. UBRE: • Cuartos Uniformes, balanceados, bien implantada y con ligamentos fuertes. • Pezones de tamaño pequeño a medio, orientados adecuadamente. COLA: • De inserción media preferiblemente, evitando extremos altos y prominentes. • Gruesa en la Raíz y delgada en el extremo inferior. • Borla con pelo largo, vistoso y de color crema claro. VULVA: • Tamaño medio y de piel crema. 5. ESTRUCTURA Y MUSCULATURA: Dos características inseparables, que como conjunto reflejan el volumen, capacidad, peso y tamaño del animal. Por si solo, este conjunto de características, permitirían evaluar la capacidad un animal para producir carne. Toro de la Raza Charolaise Al igual que un edificio, los animales deben de tener una estructura lo suficientemente fuerte y sólida que les permita de manera natural y a través del tiempo, cargar con su propio peso y alojar todos sus órganos para que estos puedan cumplir con sus funciones básicas de manera eficiente. Un animal de carne como el Charolaise, debe tener una estructura esquelética con huesos y articulaciones robustas y fuertes. Huesos de longitud media pero que en los adultos aparentan ser mas cortos. Dicha estructura, debe ir acompañada, en el macho, de una musculatura fuerte, firme, voluminosa y de aspecto prominente o convexo. En la hembra, las hormonas femeninas hacen que esta musculatura aunque abundante sea más suave y menos prominente que en el macho. 6. APLOMOS Y DESPLAZAMIENTO: Después de que un ejemplar Charolaise haya heredado de sus padres los genes necesarios para producir carne y reproducirse, se hace necesario que pueda expresarlos al máximo durante su vida productiva. Para ello, es indispensable que el animal cuente con un grupo de características y partes anatómicas que determinan su capacidad a través del tiempo, para movilizar todo su cuerpo en grandes extensiones y durante largas jornadas en busca de agua y alimento, así como también para aparearse y reproducirse. Nada se logra económicamente si los animales no tienen la capacidad para movilizarse, alimentarse y poder expresar todo su potencial genético reproduciéndose y produciendo carne por si solos o por medio de la progenie que logren reproducir. Los huesos, articulaciones y pezuñas que componen el aparato locomotor de un animal deben venir acompañados de una adecuada conformación, correcta orientación, fácil flexión de las articulaciones, que permitan que el animal tenga un desplazamiento suelto y natural al caminar grandes distancias para alimentarse y lo hace ágil y eficiente al momento de la monta. Para los machos, unas patas rectas dificultan considerablemente su movimiento al momento de la copulación o monta y para la hembra, unos aplomos débiles en patas y manos le impiden soportar con fortaleza el peso de un buen toro al momento de la monta. 7. BALANCE GENERAL: El Balance General del Bio-tipo ideal del Charolaise es la sumatoria de los anteriores conjuntos de partes anatómicas y caracteres de la raza. Dicho de manera más gráfica, es como la fotografía final de ejercicio de evaluación en donde estos 6 conjuntos de caracteres deben mostrar equilibrio, armonía y balance entre sí. Esto implica que necesariamente debe existir una correlación y una proporcionalidad entre todos los conjuntos de caracteres, pero dentro del contexto de Balance General existe una característica en especial que debe primar y estar fuertemente ligada a todas las demás como conjunto y esta es: Balance Hormonal. Como característica general, el adecuado balance hormonal de un animal nos podrá ayudar a predecir hasta cierto punto, la capacidad reproductiva de un ejemplar, o mejor aún, su capacidad para reproducirse y transmitir sus características a la poca o mucha progenie que logre producir. El Balance Hormonal determina por ejemplo: que el macho se debe ver muy masculino y estará acompañado de características que acentúen o reafirmen dicha masculinidad. Masas musculares abundantes alojadas en una estructura fuerte y firme, pecho amplio y profundo, Tren posterior musculado y amplio, pelo brillante de color crema claro y una buena circunferencia escrotal sinónimo de cantidad y calidad de semen, entre otros caracteres, describirían a un macho Charolaise que sin duda se vería masculino y que tendría un balance hormonal que nos daría mucha tranquilidad sobre lo que podríamos esperar de él reproductivamente y de la capacidad productiva de su progenie. En caso de la hembra Charolaise, también es indispensable que entre los demás caracteres esta exprese, igual que el macho, sus masas musculares y estructura, la amplitud y profundidad, pero proporcional y acorde a su género; es decir, sin que el volumen, amplitud y firmeza de las masas musculares en la cruz, en el dorso, en el tren posterior o la fortaleza de la estructura ósea lleguen a comprometer la feminidad de la hembra. En una raza de carne como la Charolaise, el macho de aspecto afeminado con toda seguridad no será por mérito propio ni por el de sus descendientes, el mejor exponente de la capacidad cárnica de la raza y tampoco tendrá la aptitud reproductiva ideal. Por su parte la hembra Charolaise de aspecto masculino, podría expresar muy buena capacidad productiva pero muy seguramente estaría comprometiendo su propia capacidad reproductiva y habilidad materna, así como también la de sus descendientes. Si bien este ejercicio hace referencia a la evaluación del Bio-tipo ideal del animal Charolaise Puro, perfectamente puede ser adaptado para evaluar la raza Charbray y los cruces de Charolaise con el cebú o Brahman, que finalmente son la razón de la presencia de la raza en Colombia.