¿Es el Semen un Gasto o Una Inversión?

¿Es el Semen un Gasto o Una Inversión?

La compra de semen es una inversión en el futuro
genético del hato.
Una inversión se define como “un bien o un artículo que se compra con la esperanza que genere beneficios o se aprecie en el futuro”.

Con esta definición en mente, pensemos en la compra de semen como una inversión en el futuro genético del hato. Es una inversión hecha por el ganadero para garantizar el continuo mejoramiento genético de su hato. ¡El semen no es solo un tratamiento para que las vacas se preñen!

Como técnicos inseminadores, ustedes tienen la responsabilidad de dar el mejor uso a ese semen. Esto significa que se espera que ustedes generen el mayor número posible de preñeces. Esta es la única manera de obtener el máximo retorno sobre esa inversión.

Yo sé que esto es más fácil decirlo que hacerlo, así que veamos dos grandes retos:

§ Los técnicos inseminadores siempre deben tratar de lograr la más alta tasa de concepción (TC) posible, sin limitarse a inseminar solo aquellas vacas presentando celos fuertemente manifiestos. La TC mide el número de preñeces logradas del total de inseminaciones realizadas en determinado periodo de tiempo. Cuando se protege la TC, los inseminadores optan por no inseminar a las vacas que no estén presentando celos fuertes. Esta actitud no contribuye a generar el más alto número posible de preñeces.

La tasa de preñez (TP) mide el número de preñeces logradas del total de vacas hábiles a preñarse en determinado periodo de tiempo. Esto significa que aquellas vacas que no son detectadas en celo (o las detectadas pero no inseminadas), reducirán la TP pero no afectará la TC. El hecho que la TP también considere la eficiencia con que se detecta celos, lo hace un indicador ideal para medir la eficiencia reproductiva.

§ Se debe estar dispuesto a inseminar vacas que no estén presentando celos fuertes. Todo se reduce a cuánto riesgo se toma cuando se tiene que decidir a inseminar una vaca que no está obviamente en celo. El hecho que usted, como el inseminador, piense que está en celo, significa que existe una buena posibilidad que lo esté, y si se opta por no inseminarla, no hay manera que se preñe.

El número de preñeces que se necesita generar mensualmente es igual al 10% del hato en producción. Siempre se debe referir a esto como el número de preñeces necesarios para determinado hato, y este número es alcanzable solo con una buena detección de celos y una buena tasa de concepción. En mi mente, este el número más importante a alcanzar y/o superar.

Lo mejor que un técnico inseminador puede hacer es maximizar el retorno a la inversión en semen, y esto solo se logra al crear el mayor número posible de preñeces.