Accesorios y consejos para viajar con nuestra mascota

A la hora de realizar un viaje con nuestra mascota, las principales prioridades deben ser su seguridad y comodidad. Sin embargo, mantener el perfecto estado del interior de nuestro vehiculo y evitar conductas o movimientos de nuestro perro o gato que puedan distraernos durante la conducción son también dos prioridades importantes a la hora de organizar nuestro viaje. Cada vez existe una mayor variedad de accesorios ideados para que nuestra mascota viaje cómoda, segura y sin moverse del asiento trasero. Además, si seguimos una serie de consejos sencillos para preparar nuestro viaje, el trayecto será mucho más fácil y llevadero para nuestra mascota.

El uso de barras garantiza (para bien o para mal) una mayor movilidad de nuestra mascota durante el viaje. Sin embargo, si tu mascota es aún muy joven o disfruta mordiendo y arañando cosas, como la funda de tus asientos o el interior de tus puertas, quizá esta libertad de movimiento no sea una buena idea, sobre todo en un momento en el que no puedes dedicarle atención. Un remedio interesante en este caso sería combinar el uso de barras con un arnés y con la aplicación de un spray antimordeduras en toda la parte trasera del coche. En cuanto a las barras, puedes optar por instalarlas permanentes (combinación de metal y red) o plegables. Si bien las barras permanentes pueden suponer un engorro en ciertos momentos, las plegables no garantizan la seguridad de tu mascota en caso de colisión frontal: si se trata de un perro grande, podría atravesar las barras con la fuerza del impacto y salir despedido por la luna delantera.

El guacal es una opción frecuente entre los dueños de gatos o de perros muy pequeños. Si tu mascota tiende a marearse, este modo de transporte asegurará el buen estado de tu tapicería, pero puede generar una mayorangustia y falta de higiene en el animal. Además, “convencer” a tu mascota de que entre dentro del guacal puede convertirse en toda una odisea.
El uso de un arnes es la manera más eficaz de garantizar la retención de tu mascota, si bien es cierto que solo la mantiene sujeta por el torso.

Además de su seguridad y comodidad dentro del carro, nos interesa que nuestra mascota esté tranquila y, sobre todo, que se porte bien. Debido al riesgo de mareos y deshidratación, sobre todo en verano, no le des ninguna comida extraña y asegúrate de que bebe agua antes de subir al carro. Si temes que tu perro esté estresado o nervioso durante el viaje, dale un buen paseo antes de emprenderlo, de modo que se encuentre cansado y relajado. Y, por último, no olvides hacer la “maleta” de tu mascota, con todo lo que necesita: sus juguetes, su cama, bolsas para los excrementos, etc